El virus de la hepatitis a y las alergias


En un breve artículo publicado en la revista Nature del 9 de octubre del 2003, miembros del Departamento de Oncología Médica de la Universidad de Harvard, Boston, llegan a la conclusión de que la exposición al virus de la hepatitis A (HAV) reduce hasta cuatro veces el riesgo de desarrollar alergias.

Los autores han hallado que dos tercios de los individuos de raza blanca portan una variante larga del gen TIM-1 que hace menos probable que éstos desarrollen asma y eczema (manifestaciones de su atopia) después de ser contaminados con el HAV, cuando se comparan con los individuos contaminados que poseen el gen TIM-1 normal.

La versión larga del gen TIM-1 que codifica el receptor TIM-1 situado en la superficie celular de los linfocitos del sistema inmunitario, puede facilitar que el virus HAV penetre más eficientemente en la célula del individuo infectado, circunstancia que puede alterar la respuesta inmunitaria de dicho individuo a irritantes (alergenos) tales como el polen y el polvo. En esta interesante relación, el virus de la hepatitis A juega un papel clave.

Este virus se clasifica entre los llamados enterovirus y está constituido por una simple molécula de ácido ribonucleico o ARN encapsulada por una proteína. La hepatitis A es una enfermedad de intensidad moderada, caracterizada por un comienzo súbito con fiebre, malestar general, náuseas, pérdida del apetito y dolorimiento abdominal, seguido, después de varios días, de ictericia. Se diagnostica por el hallazgo en el suero sanguíneo de anticuerpos (inmunoglobulina M, anti-HAV) durante la fase aguda y en la convalecencia.

Síntomas de la Hepatitis en Niños


Los niños contaminados raras veces desarrollan manifestaciones clínicas de la infección, pero desarrollan anticuerpos contra el virus. El HAV se elimina con las heces de los individuos infectados y puede provocar la enfermedad, de persona a persona, a través de la contaminación fecal del agua y de los alimentos. Está distribuido por todo el mundo, pero se acumula en los países subdesarrollados con deficientes sistemas sanitarios de higiene pública y privada.

Como prueba circunstancial de la relación entre contaminación con HAV y asma, los autores recuerdan que, en el desarrollado mundo occidental, con buenos sistemas de higiene pública, si bien antes del año 1970 la mayoría de sus habitantes portaban anticuerpos contra el HAV (es decir, habían sido expuestos al virus) en la actualidad tan sólo porta anticuerpos el 25%.

Esta disminución de la exposición al HAV coincide con un fuerte incremento de la prevalencia de las alergias (casi se ha doblado) especialmente del asma (17 millones de individuos padecen asma en los EE.UU.).

Los autores concluyen afirmando que un agente patógeno específico puede ejercer influencia sobre la expresión de una alergia, como lo demuestra que un declive en la prevalencia de la infección con el virus de la hepatitis A puede contribuir a un incremento de la alergia en asociación con una variante del gen TIM-1.

Este grupo de investigadores está desarrollando anticuerpos que imiten los efectos beneficiosos del virus de la hepatitis A sobre el sistema inmunitario y el desarrollo de una alergia, sin provocar la enfermedad.