Trucos para reducir la cantidad de calorías que ingieres



La tarea de adquirir hábitos de alimentación saludables siempre está llena de grandes esfuerzos, pues no resulta sencillo transformar completamente los patrones alimenticios que nos han acompañado durante muchos años.

Los seres humanos aceptamos el cambio en tiempos y formas diferentes, si bien es cierto que muchos prefieren una transformación completa de sus comidas, otras personas pueden sentir que ese cambio radical y definitivo es el que hace aún más cuesta arriba el camino hacia una dieta saludable y piensan que los cambios graduales se ajustarían mejor a su estilo de vida.

Si este es tu caso, entonces estos trucos para reducir la cantidad de calorías que consumes en cada comida pueden ser de gran utilidad.

Cuales son las causas de tu mala alimentación


Hábitos arraigados desde la infancia, comer como respuesta a emociones, el tamaño de las porciones, la forma de preparar los alimentos, etc. Puedes anotar tus comidas en un diario durante una semana para que veas cuáles son los patrones que se repiten y que deseas mejorar. A partir de aquí, podemos comenzar con los cambios graduales para reducir calorías y mejorar la calidad de tus alimentos.

Comienza con el tamaño de las porciones


Puede que comas de forma balanceada, pero la cantidad es excesiva, entonces varía. En vez de comer una hamburguesa tamaño familiar, come una hamburguesa tamaño infantil y cambia las papas fritas por unas pequeñas y la gaseosa por un zumo de frutas con edulcorante.

Con este simple paso estás ahorrando unas 300 calorías. Así mismo, come la mitad de los almidones y proteínas que sueles comer.

Sírvete en platos pequeños


Para reducir el consumo excesivo de grasa, consume productos descremados: En vez de tomar cereal azucarado con leche completa, cámbialo por una taza de granola o cereal alto en fibra con una taza de leche descremada y frutas. Con esto acortarás tu consumo de calorías en unas 250. Si vas a saltear algo en el sartén, no utilices aceite o mantequilla sino spray para cocinar para ahorrar unas 80 calorías.

Comienza a introducir vegetales en tu dieta


una ensalada o vegetales debe ser la protagonista de tu plato. Si sientes ansiedad, estrés o cualquier emoción fuerte que te obligue a comer, puedes comer frutas o palitos de zanahoria con algún dip bajo en calorías. Come al menos una porción generosa de vegetales en tu día y luego ve aumentando a tres porciones al día.

No olvides tomar mucha agua y zumos de fruta durante el día en vez de bebidas carbonatadas

Pues cada vaso de éstas tiene al menos 300 calorías, además de otros elementos que pueden hacerte lucir hinchada y afectar tu digestión.

Otros consejos


Prefiere el pescado y aves en vez de cerdo o carnes rojas. En vez de tomar azúcar y leche completa con tu café, prefiere usar leche descremada y edulcorante. Ahorrarás unas 70 calorías. Así mismo, prefiere postres hechos con edulcorantes e ingredientes bajos en grasa. De ser posible, sustitúyelos con frutas frescas de temporada en zumo o en trozos aderezadas con gotas de limón o edulcorante.

No importa si haces un cambio completo de un día para otro o si prefieres hacerlo de forma gradual. Descubre tu propio ritmo; una dieta saludable es una carrera de resistencia, no de tiempo. Lo importante es dar el primer paso.